miércoles, 31 de diciembre de 2008


Hace mucho tiempo existía un enorme árbol de manzanas. Un pequeño niño lo amaba mucho y todos los días jugaba alrededor de él. Trepaba al árbol hasta el tope, comía sus manzanas y tomaba una siesta bajo su sombra. El amaba
al árbol y el árbol amaba al niño.


Pasó el tiempo y el pequeño niño creció y él nunca mas volvió a jugar alrededor del enorme árbol.

Un día el muchacho regreso al árbol y escuchó que el árbol le dijo triste: "Vienes a jugar conmigo?"... pero el muchacho contestó "ya no soy el niño de antes que juega alrededor de enormes árboles" lo que ahora quiero son juguetes y necesito dinero para comprarlos.


"Lo siento, dijo el árbol, pero no tengo dinero... pero te sugiero que tomes todas mis manzanas y las vendas, de esta manera tú obtendrás el dinero para tus juguetes, y el muchacho se sintió muy feliz. Tomó todas las manzanas y obtuvo el dinero y el árbol volvió a ser feliz.

Pero el muchacho nunca volvió después de obtener el dinero y el árbol volvió a estar triste. Tiempo después, el muchacho regresó y el árbol se puso feliz y le
preguntó: "Vienes a jugar conmigo?... "no tengo tiempo para jugar, debo de trabajar para mi familia, necesito una casa para compartir con mi esposa e hijos, puedes ayudarme?... lo siento, pero no tengo una casa, pero... tu
puedes cortar mis ramas y construir tu casa". El joven cortó todas las ramas del árbol y esto hizo feliz nuevamente al árbol, pero el joven nunca más volvió... desde esa vez el árbol volvió a estar triste y solitario.

Cierto día de un cálido verano, el hombre regresó y el árbol estaba encantado. ¿vienes a jugar conmigo?... volvió a preguntar el árbol. El hombre contestó: "estoy triste y volviéndome viejo, quiero un bote para navegar y descansar. puedes darme uno?... "el árbol contesto: usa mi tronco para que puedas construir uno y así puedas navegar y ser feliz". El hombre cortó el tronco y construyó su bote, luego se fue a navegar por un largo tiempo.

Finalmente regresó después de mucho tiempo y el árbol le dijo, lo siento mucho, pero ya no tengo nada que darte, ni siquiera manzanas... el hombre replicó: No tengo dientes para morder; ni fuerza para escalar... por ahora
ya estoy viejo.


Entonces el árbol con lágrimas en sus ojos le dijo: "realmente no puedo darte nada, la única cosa que me queda son mis raíces muertas". Y el hombre contestó... - yo no necesito mucho ahora, solo un lugar para descansar, estoy tan cansado después de tantos años. Bueno las viejas raíces de un árbol, son el mejor lugar para recostarse y descansar, ven siéntate conmigo y descansa, el hombre se sentó junto al árbol y este feliz y contento sonrió con lágrimas.

Esta historia me hacer pensar de cada uno de nosotros, el árbol son Nuestros padres, cuando somos niños, los amamos y jugamos con mamá y papá... cuando crecemos los dejamos, algunos solo regresamos a ellos cuando los necesitamos o estamos en problemas, no importa lo que sea, ellos siempre están ahí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices.

Tu puedes pensar que el muchacho es cruel contra el árbol, pero es así como algunos hemos tratado a nuestros padres... "Recuerda que si no eres padre, muy probablemente lo seras! aprovecha mientras los tienes a tu lado, no sea que pronto tengas que arrepentirte y no puedas devolver el tiempo."

.


No tiene precio despertar y seguir soñando.

No tiene precio poder compartir ilusiones, sueños y realidades...

No tiene precio poder reír como si no existieran lágrimas…

No tiene precio el saber que nadie puede quitarte la imaginación que te hace soñar con algo que no tienes...y quizás nunca tendrás...


Erase una vez un mundo en el que las fantasías se hacían realidad con sólo desearlo

Erase una vez un país en el que la pasión se enamoró de la razón...con el paso del tiempo tuvieron un hijo al que llamaron desamor

Érase una vez el mundo al revés, donde los ricos eran justos y los pobres eran alguien, donde un gramo de farlopa era más caro que una pizca de humanidad. En este extraño mundo, los niños reían y jugaban con sus abuelos, y las mujeres paseaban todas mostrando su belleza, sin prohibiciones. También aquí había bosques y ríos de agua clara, envueltos en la melodía de los jilgueros.

Érase otra vez el mundo al revés, donde no había fronteras ni Estados, ni políticos corruptos ni leyes injustas, donde la anarquía no era una utopía.

.


Un día un anciano sabio preguntó a sus seguidores:

- ¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?


Los hombres pensaron unos momentos:


- Porque perdemos la calma - dijo uno - por eso gritamos.-


- Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? - preguntó el
sabio -
No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?


Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio.


Finalmente él explicó:


- Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse.

Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia. Luego el sabio preguntó:

- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? - y él mismo se respondió -
Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, ¿por qué?
Sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.
- y continuó diciendo - Cuando se enamoran más aún, qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aun más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.

Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.


.

Una pareja de recién casados, se mudó a un barrio muy tranquilo.
En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer observó a través de la ventana que una vecina colgaba sábanas en el tendedero.

-Qué sábanas más sucias está colgando en el tendedero! Necesita cambiar de jabón…¡si yo tuviese confianza le preguntaría si ella quiere que yo le enseñe a lavar la ropa!


El marido miró y se quedó callado.



Algunos días después, nuevamente, durante el desayuno, la vecina colgaba sábanas y la mujer comentó con el marido:

-¡Nuestra vecina continúa colgando las sábanas sucias! ¡Si yo tuviese confianza le preguntaría si ella quiere que yo le enseñe a lavar la ropa!

Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina colgaba su ropa.

Había pasado un mes, y la mujer se
sorprendió al ver las sábanas tendidas, y entusiasmada le dijo al marido:



-¡Que suerte, nuestra vecina aprendió a lavar la ropa¡ ¿Alguien le habrá enseñado? Porque yo no hice nada.

El marido tranquilamente respondió:

- No mi amor, hoy yo me levanté más temprano y limpie los cristales de nuestra ventana.


Y así es. Todo depende de la ventana, a través de la cual observamos los hechos. Antes de criticar, verifiquemos si hicimos alguna cosa para contribuir. Verifiquemos nuestros propios defectos y limitaciones.

.

martes, 30 de diciembre de 2008

TIENDA DE LA VERDAD



El hombre caminaba paseando por aquellas callecitas de la ciudad provinciana. Tenía tiempo y entonces se detenía algunos instantes en cada vitrina, en cada negocio, en cada plaza.

Al dar vuelta una esquina se encontró de pronto frente a un modesto local cuya marquesina estaba en blanco; intrigado se acercó a la vitrina y arrimó la cara al cristal para poder mirar dentro del oscuro escaparate, en el interior solamente se veía un atril que sostenía un cartelito escrito a mano que anunciaba: «Tienda de la verdad».

El hombre estaba sorprendido. Pensó que era un nombre de fantasía, pero no pudo imaginar qué vendían. Entró. Se acercó a la señorita que estaba en el primer mostrador y preguntó:

-Perdón, ¿ésta es la tienda de la verdad?

-Sí, señor, ¿qué tipo de verdad anda buscando: verdad parcial, verdad relativa, verdad estadística, verdad completa?

Así que aquí vendían verdad. Nunca se había imaginado que esto era posible, llegar a un lugar y llevarse la verdad, era maravilloso.

-Verdad completa -contestó el hombre sin dudarlo. Estoy tan cansado de mentiras y de falsificaciones, pensó, no quiero más generalizaciones ni justificaciones, engaños ni defraudaciones.

-¡Verdad plena! - ratificó.

-Bien, señor, sígame.

La señorita acompañó al cliente a otro sector y señalando a un vendedor de rostro adusto, le dijo:

-El señor lo va a atender.

El vendedor se acercó y esperó que el hombre hablara.

-Vengo a comprar la verdad completa.

-Ajá, perdón, ¿el señor sabe el precio?

-No, ¿cuál es? -contestó rutinariamente. En realidad, él sabía que estaba dispuesto a pagar lo que fuera por toda la verdad.

-Si usted se la lleva - dijo el vendedor -el precio es que nunca más podrá estar en paz.

Un frío corrió por la espalda del hombre, nunca se había imaginado que el precio fuera tan grande.

-Gra...gracias, disculpe... -balbuceó.

Se dio vuelta y salió del negocio mirando el piso.

Se sintió un poco triste al darse cuenta de que todavía no estaba preparado para la verdad absoluta, de que todavía necesitaba algunas mentiras donde encontrar descanso, algunos mitos e idealizaciones en los cuales refugiarse, algunas justificaciones para no tener que enfrentarse consigo mismo.

-Quizá más adelante, -pensó.


Jorge Bucay



lunes, 29 de diciembre de 2008



Esta noche, si quieres, cuando reine el silencio
y tus ojos se entornen predispuestos al sueño,
penetraré, furtivo, como un rayo de luna,
por tu ventana abierta. Me acercaré a tu lecho
y con tacto de brisa, sin que tu te des cuenta,
apartaré la ropa que cubre tus misterios.

Te miraré despacio, recorriendo uno a uno,
los lugares sagrados que imaginó mi sueño,
y gozaran mis ojos en el dulce abandono
de tus brazos, tus labios, la curva de tu cuello,
y tu vientre y tus piernas, apenas flexionadas
para ocultar lo justo la flor de tu secreto.

Esta noche, si quieres, sin que tu te despiertes
o si, despierta, quieres fingir que estas durmiendo,
como quien busca el cielo, exploraré tu mundo
mas íntimo con manos de suave terciopelo,
que apenas, sin tocarla, erizarán tu piel
despertando las rosas que coronan tus senos
y mis húmedos labios abrirán mil caminos
por parajes desiertos de caricias y besos.

Descubriré el perfume de tu cuerpo desnudo,
el sabor de tu boca, la esencia de tu sexo
y entraré en ti hasta el alma, con delicada fuerza,
para darte la vida que aun fluye en mis adentros.

Esta noche….,
Si quieres…...,
Cuando se haga el silencio...

.


El amor es la razón de ser de toda una vida.
la razón de ser de una lágrima,
de un sacrificio, de una superación,
de una esperanza, de una ilusión.
la razón de un perdón y de una entrega total.

Amar es entregarse sin reservas, sin egoísmos,
sin pedir nada a cambio; simplemente amor.

Porque donde vive el amor no muere jamás la esperanza.

La verdadera vida comienza cuando el amor es una realidad.

.

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR



Si el hombre
pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo
la verdad de su amor,
la verdad de si mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,

sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad
de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina.


Por quien el día y la noche son para mi lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu,
como leños perdidos que el mar anega o levanta,
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad porque muero.


TÚ JUSTIFICAS MI EXISTENCIA:
SINO TE CONOZCO, NO HE VIVIDO;
SI MUERO SIN CONOCERTE, NO MUERO
PORQUE NO HE VIVIDO.

Luis Cernuda.




Un día, paseando por la calle, decidí comprarles un regalo. En eso ví en un aparador, que vendían EL SOL.

Entré a preguntar. El precio me pareció atractivo. Y decidí
comprarlo para que tengan siempre una luz que les guíe en el camino y una fuente de calor que mantenga cálido tu corazón.


Cuando estaba a punto de pagarlo me di cuenta de que el sol es de todos y todos tenemos derecho a él.
Sería injusto que una sola persona lo tenga para sí, ya que todos
necesitamos de una guía que nos oriente.


En otro escaparate vi en oferta: LA LUNA. Se me ocurrió regalarles la Luna ya que es refugio de pasión de los enamorados y
fuente de inspiración de los poetas. Imaginé regalárselas para que siempre recuerden que una persona los quiere y siempre está presente, recordándoles cada noche y velando sus sueños que anhelen alcanzar.


Cuando estaba próximo a pagar, analicé y pensé que, si les regalaba la Luna, se acabarían en el mundo tantos poemas hermosos inspirados por ella, y daría por muerto el romanticismo.
Seguí caminando y vi en otro local LAS ESTRELLAS.

Pensé en comprar una docena para hacerles un collar y rodear tu
cuello con ellas.

Cuando estaba escogiendo las más brillantes, recordé que, si tenían un tesoro así, las personas verían en su pecho el destello de las estrellas sin descubrir la brillantez de tu corazón.

Entonces ¿qué podría regalarles?

¿Cuál sería el regalo más hermoso del mundo?

Finalmente vi en un carrito ambulante una Rosa y opté por comprárselas.
Una Flor tan pequeña como frágil pero llena de Amistad.

Amistad
que Iluminará tu corazón más que el sol.
Amistad que te Inspirará siempre más que la luna.
Amistad que destellará más intensamente que las estrellas.


EL MEJOR DE LOS REGALOS ES UNA AMISTAD QUE SE ENTREGA DESINTERESADAMENTE.

.

AMIG@S



Deseo que te acerques, pero no me invadas.

Deseo que me mires, pero no proyectes

tus cosas en mi.

Deseo que me abraces, pero no me asfixies.

Deseo que me escuches, pero no me juzgues.

Deseo que me sostengas, pero no te hagas

cargo de mi.

Deseo que me protejas, pero no me mientas.

Deseo que opines, pero no esperes que siga

al pie de la letra tus opiniones.

Deseo que confíes en mi, pero no me exijas.

Deseo que me respetes, pero no me preguntes.

Deseo que me ayudes, pero no intentes

decidir por mi.

Deseo que me cuides, pero no me infravalores.

Deseo que me animes, pero no me presiones.

Deseo que conozcas mis defectos que te molestan.

Deseo que los aceptes, pero no los intentes cambiar.

Deseo que sepas.. que hoy puedes contar conmigo.

Sin condiciones


sábado, 27 de diciembre de 2008



"Todo guerrero de la luz ya tuvo alguna vez miedo de entrar en combate.

Todo guerrero de la luz ya traicionó y mintió en el pasado.

Todo guerrero de la luz ya recorrió un camino que no le pertenecía.

Todo guerrero de la luz ya sufrió por cosas sin importancia.

Todo guerrero de la luz ya creyó que no era un guerrero de la luz.

Todo guerrero de la luz ya falló en sus obligaciones espirituales.

Todo guerrero de la luz ya dijo sí cuando quería decir no.

Todo guerrero de la luz ya hirió a alguien a quien amaba.

Por eso es un guerrero de la luz; porque pasó por todo eso y no perdió la esperanza de ser mejor de lo que era."

(Coelho)



Un momento hecho de amor...



Compartir un café caliente, compartir los sueños de la vida.
De a dos compartiendo un momento.
No siempre es necesario hablar. Con solo mirarte, con el lenguaje de mis ojos, puedo comunicarme, puedo contactarme.
Compartir de a dos un sentimiento, compartir un cálido momento. De a dos, hecho de amor, de cálidos colores y de curiosos sabores.
Todos los sentidos, todas las fuerzas puestas en un encuentro, en un hermoso sentimiento.

Poema




Por eso tengo que volver
a tantos sitios venideros
para encontrarme conmigo
y examinarme sin cesar,
sin más testigo que la luna
y luego silbar de alegría
pisando piedras y terrones,
sin más tarea que exisitir,
sin más familia que el camino.



PABLO NERUDA
(FIN DEL MUNDO - EL VIENTO)



La ventana



Dos hombres, los dos gravemente enfermos, ocupaban la misma habitación de hospital.

Uno de los dos podía sentarse en su cama durante una hora cada mediodía.

Su cama estaba al lado de la única ventana de la habitación.

El otro hombre debía pasar sus días tumbado, sin poderse levantar en ningún momento.

Los dos hablaban durante horas.
Hablaban de sus esposas, de su familia, de su casa, de la vida...

Además, cada mediodía, cuando el hombre que estaba cerca de la ventana podía sentarse, pasaba este tiempo, describiendo a su compañero de habitación todo lo que podía ver fuera a través de la ventana.

El hombre de la otra cama sentía que volvía a vivir gracias a estos períodos de una hora en los que su mundo era ampliado y animado por todas las actividades y colores del mundo exterior

Desde la habitación, la vista daba a un parque con un hermoso lago.

Los patos y los cisnes jugaban en el agua, mientras los niños hacían navegar sus barcos en miniatura.

Los jóvenes enamorados paseaban enlazados entre las flores de todos los colores del arco iris

Grandes árboles decoraban el paisaje y una hermosa vista de la ciudad se podía percibir en el horizonte.

Mientras que el hombre que estaba cerca de la ventana describía todo esto con detalles exquisitos, el hombre del otro lado de la habitación cerraba sus ojos e imaginaba la escena pintoresca gracias a la descripción llena de palabras poéticas y precisas de su compañero.

Una mañana, la enfermera descubrió el cuerpo sin vida del hombre que estaba cerca de la ventana - se había apagado apaciblemente durante su sueño.

Entristecida, pidió ayuda para llevarse el cuerpo.

El otro hombre, en cuando sintió que era el momento preciso, pidió si él podía ser desplazado al lado de la ventana.

La enfermera se alegró de poder complacerle y, después de asegurarse de que estaba confortablemente instalado, le dejó solo.

Lentamente, se alzó como pudo sobre un codo para echar un primer vistazo.

Al fin tendría la alegría de ver por sí mismo todo lo que su compañero había sabido describirle tan bien...

Sin embargo, ¡todo lo que sus ojos vieron fue un simple muro! –

¿Por qué su compañero muerto le había descrito tantas maravillas si en realidad no había nada?, le preguntó a la enfermera-

Puede que simplemente quisiera darle ánimos…., le contestó, ya que él era ciego.



viernes, 26 de diciembre de 2008


Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que -según él - le rindieran mejor sus cosechas. ¡Y Dios se lo concedió!

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.


Pero Dios le contestó:

- Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consumen y purificarla de plagas que la destruyen.

Así nos pasa. Queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.

El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas y no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, que son chubascos pasajeros.

Lo importante no es huir de las tormentas, sino tener confianza en que pronto pasarán… y dejarán algo bueno en nuestras vidas.

.


Este día tiene un sólo dueño, y eres tú.

Este día es tuyo, haz con él lo que quieras.

Llévatelo a pasear, bébelo, acurrúcalo entre tus sábanas y tus sueños.

Cocínalo a fuego lento, conversa con él.

¡Gózalo! No se lo vendas a nadie.

Vívelo hasta el último segundo.

Porque este día, es tuyo, sólo tuyo.

No dejes que se escape.

.


Cuenta una vieja leyenda de los indios Sioux, que una vez llegaron hasta la tienda del viejo brujo de la tribu, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Azul, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu…

Nos amamos… empezó el joven
Y nos vamos a casar… dijo ella.


Y nos queremos tanto que tenemos miedo, queremos un hechizo, un conjuro, o un talismán. Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos, que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar la muerte.

Por favor, repitieron, hay algo que podamos hacer?


El viejo los miró y se emocionó al verlos tan jóvenes, tan enamorados y tan anhelantes esperando su palabra…
Hay algo,-dijo el viejo- pero no sé… es una tarea muy difícil y sacrificada.

Nube Azul…-dijo el brujo- ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás
escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de luna llena. ¿Comprendiste?


Y tú, Toro Bravo -siguió el brujo- deberás escalar la montaña del trueno. Cuando llegues a la cima, encontrarás la más brava de todas las águilas, y solamente con tus manos y una red, deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Azul.

¡Salgan ahora!

Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego partieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte y él hacia el sur.

El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con las bolsas que contenían las aves solicitadas.

El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas.
Eran verdaderamente hermosos ejemplares.

Y ahora ¿qué haremos?, -preguntó el joven- ¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre?

No, dijo el viejo.

¿Los cocinaremos y comeremos su carne?, propuso la joven.

No, repitió el viejo. Harán lo que les digo: tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero. Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres…


El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse por el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos
entre sí hasta lastimarse.


Este es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón. Si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse el uno al otro.
.

“Las arrugas indican donde estuvieron las sonrisas”

(Mark Twain)

jueves, 25 de diciembre de 2008

Grabado en piedra



Cuenta una historia que dos amigos iban caminando por el desierto.

En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena:

MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA.

Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en una piedra:

MI MEJOR AMIGO HOY SALVO MI VIDA.

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:

- Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Porqué?

El otro amigo le respondió:

- Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo.

Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra donde ningún viento pueda borrarlo.

APRENDE A ESCRIBIR TUS HERIDAS EN LA ARENA Y GRABAR EN PIEDRA TUS VENTURAS.

Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera para olvidarla.


Por qué es que ahora me pregunto?
por mi vida y mi destino,
por qué ceso ahora y comienzo,
a plantearme el gran camino.
Mi vida se divide ahora,en amores,
y dolores,que cruzan a su paso mi mente,
concienciándome del lamento,
con la fugacidad del recuerdo,
de una vida que nunca existió.
.


Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, mas otras apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.

El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá nos muestra lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.

Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.

El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.

Pero lo que nos deja mas felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.


Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Hoy y siempre…Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de si y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevaran mucho, pero no habrá de los que no nos dejaran nada.

Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

.

Lo que no tiene solucion



El ser humano vive en constante búsqueda, su interior es insaciable, siempre está añorando aquello que no tiene, indagando salidas y soluciones, dependiendo de ello su felicidad y aún sus reacciones.

Es más fácil pensar en lo que no tenemos o en lo que nos hace falta, así sea poco.
Centramos la atención en los vacíos y en las carencias, convirtiéndolos en indispensables para sentirnos realizados, dejando todo lo demás que poseemos a un lado.

Muchas veces, en esa búsqueda angustiosa, dejamos escapar lo valioso que ya teníamos, porque se nos va la vida, buscando quizás una solución que no existe, queriendo encontrar algo que tal vez no está, ó
esperando lo que posiblemente nunca vendrá.

Y nos echamos a morir…..¡estando vivos!

Se nos van los mejores años y nos perdemos de mil cosas por no valorar y cuidar lo precioso que poseíamos, tan sólo porque fijamos toda nuestra atención en aquello que carecíamos.

Es bueno tener sueños, y mejor aún luchar por ellos; pero no podemos desgastarnos y olvidarnos de lo que poseemos, hay que aprender a ser feliz con lo grande y con lo lo pequeño, con lo que tenemos y con lo que
no.

Si las cosas tienen solución, no hay porque angustiarse y perder la paz. Trabajemos con ahínco pero sin perder la calma ni la serenidad. Pero si aquello no tiene otra salida o no se puede solucionar; tampoco hemos de echar todo por la borda y renunciar a nuestra felicidad; hay todavía mucho por hacer y por soñar. construyamos nuevas ilusiones, busquemos nuestra realización personal.


Hay que aprender a aceptar que tenemos limitaciones y no convertirlas en bloqueos mentales y frustraciones; todos los seres en el mundo tienen cosas que pueden y no pueden hacer o tener, Dios a todos sus hijos les ha colmado de muchas bendiciones; hay simplemente que reconocerlas
y cultivarlas; para así no vivir alimentando vacíos,traumas,amarguras y decepciones.


Hay muchas cosas que quizás añoramos y no podemos tener, un amor prohibido, un hijo que no ha nacido, algo de dinero o posición, algún objeto, un trabajo ….No pensemos que se nos ha negado, simplemente debemos entender y aceptar que así suele suceder aunque no lo comprendamos y al saberlo nos hagamos daño.

Si eso que nos hace falta, nos impide ser felices, pensemos en todo lo grande y en todo lo bello que poseemos y en lo que sentiríamos si de repente por centrar la atención en las carencias y limitaciones, lo
perdemos.

Hay muchos, que desearían tener una mínima parte de lo que nosotros tenemos, valorémoslo y disfrutémoslo, demos gracias a Dios, y ¡superémoslo! ¡Claro que podemos!

Sigamos viviendo y gozando, no dejemos de soñar nunca y quizás cuando menos lo pensemos eso que anhelamos tanto nos llegará.

Si las cosas tienen solución, no nos angustiemos, en paz, con calma y con serenidad busquémosla. Y si no tienen, ¿por qué nos hemos de inquietar? La vida sigue, y hay que continuar…. ¡debemos continuar!

.


Si no aprendes a confiar en los demás, difícilmente lograrás que ellos confíen en ti.

.


¡Qué poco cuesta construir castillos en el aire y qué cara es su destrucción!

.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Cuento... Una Navidad en el bosque




Érase una vez un bonito pueblo en medio de un frondoso y colorido bosque habitado por unos alegres animales. Cada año, con la caída de las primeras nieves y la llegada de las estrellas de luz, se reunían en torno al Gran Árbol para preparar la Navidad y conocer una de las noticias más esperadas de la temporada: el nombre del ganador del concurso de teatro, que se encargaría de dirigir la función de Nochebuena.

En aquella época, todas las actividades que realizaban tenían como objetivo la convivencia, el fomento de la amistad y la diversión. La exhibición de cocina, organizada por la Señora Ardilla, hacía las delicias de los más comilones, pues los platos presentados eran degustados al finalizar la competición. Los más pequeños participaban en la tradicional Carrera de Hielo, que tenía lugar en el lago helado y acudían cada tarde a los ensayos de la Señorita Ciervo, la directora del coro que alegraba con sus villancicos todos los rincones del bosque. Y, por supuesto, estaba la mejor noche de todas: la Nochebuena, en la que se representaba la obra ganadora, que seimpre tenía como tema central la amistad.

Cada año, el Señor Búho, como director de la escuela de teatro, seleccionaba una pieza de entre todas las que enviaban los animales aspirantes a ser los elegidos para llenar de paz los corazones de los habitantes del bosque, pero ese año…

-Bienvenidos todos a la reunión preparatoria de la Navidad –dijo el Señor Búho posado en la rama más robusta del Gran Árbol. Este año, la elección de la obra ha estado muy reñida porque todas las propuestas eran de gran calidad, pero había que elegir un ganador. Así que sin más dilación demos un aplauso al Sr. Conejo, autor de la obra Salvemos el bosque, que podremos ver en Nochebuena.

-Gracias, gracias, es un honor para mí –exclamaba Conejo entre vítores y aplausos.

-Bien, pues ya sabéis que mañana a las diez darán comienzo las pruebas de selección de actores. Rogamos puntualidad a los interesados –concluyó el Sr. Búho.

Al día siguiente, a la hora convenida, había una considerable cola a la entrada del teatro. Al ser un musical, las pruebas se centraron en las habilidades de canto y baile, pues eran requisitos imprescindibles. La obra contaba la trama de un guardabosque que debía salvar la flora de un malvado leñador, obsesionado con cortar un árbol milenario y arrasar todo lo que se pusiera en su camino. En su lucha por preservar el entorno natural, el guardabosque contaba con la inestimable ayuda de sus fieles amigas, un girasol y un lirio que ponían su astucia al servicio de la noble causa.

Tras varias horas, los papeles quedaron repartidos de la siguiente manera: el Sr.Oso haría de guardabosque, Castor sería el vil leñador, la Sra. Pata representaría al girasol y la Sra. Lince, al lirio.

Al principio todo marchaba estupendamente, los actores estaban contentos con sus papeles y trabajaban duro para perfeccionar sus actuaciones, dejándose la piel en escena, hasta que hizo su aparición el peor y más temido de los fantasmas: la envidia.

-No sé Conejo, creo que Castor tendría que tener un poco más de protagonismo. El papel del leñador está lleno de matices y podríamos crear unos espectaculares efectos especiales que dejarían al público boquiabierto –dijo el Sr. Búho en uno de los ensayos.

-Sí Búho, puede que tengas razón y deba retocar el texto para darle más peso a Castor y proyectar toda la fuerza del personaje. Podemos hacer un juego de luces y sombras cada vez que aparezca y realzar su papel.

Ante estas palabras Castor se puso muy contento, pues estaba muy ilusionado con la obra, pero Oso no lo vio con los mismos ojos. Si a Castor le daban más protagonismo, eso significaba que él dejaría de ser el protagonista absoluto y eso no le gustó nada. Es más, pensó que Búho y Castor lo estaban haciendo a propósito.

El ensayo del día siguiente fue un caos. En lugar de avanzar, daban pasos hacia atrás. Oso no colaboraba y Castor, que se había dado cuenta de lo que estaba pasando y de que Oso quería boicotear su actuación, estuvo muy arisco.

Por si fuera poco, el vestuario también había sido fuente de conflictos entre las chicas. La Sra. Pata consideraba que el vestido de la Sra. Lince era más llamativo y que debían haberlo echado a suertes.

-No entiendo por qué el traje del lirio tiene que ser más bonito que el del girasol. ¿Quién ha elegido el vestuario? No estoy de acuerdo –chillaba Pata.

La tensión en el escenario se podía cortar y desastre no se hizo esperar. Así, durante el ensayo de la escena final, que reunía a todos los actores en el escenario para interpretar el número final, comenzaron a empujarse unos a otros con tal brío que parte del decorado se rompió y el árbol se vino abajo.

-Orden, orden, pero bueno ¿qué pasa? –preguntó Conejo encolerizado. Habéis echado a perder el trabajo de varios días y de todos los que han colaborado en la puesta en escena. Quedan sólo dos días para Nochebuena, pero si tuviéramos más tiempo os echaría a todos de la obra. Se acabó el ensayo por hoy. Fuera todos de mi vista.

Conejo estaba rabioso, no entendía nada. Pero ¿cómo podían pelearse por una cosa así? Era Navidad, había que estar alegre y demostrar que eran amigos.

Al día siguiente los habitantes se despertaron siendo testigos de un acontecimiento terrible: la nieve había desaparecido y las estrellas de luz se habían apagado. ¿Cómo era posible? Asustados, los animales se congregaron alrededor del Gran Árbol, en busca del sabio consejo del Sr. Búho.

-Queridos habitantes del bosque, el espíritu de la Navidad se ha ido –sentenció Búho.

-¿Y cómo podemos hacer que vuelva? –preguntó asustada la Sra. Ardilla.

-Oh, no, nos vamos a quedar sin Navidad –sollozó un lobezno.

-Hoy es un día muy triste para nuestro bosque. La envidia ha desatado unas reacciones negativas en cadena. La nieve se ha derretido, las estrellas han dejado de lucir y la obra de teatro peligra –advirtió Búho.
Oso estaba escuchando tras un arbusto y tenía miedo a salir porque sabía que era el desencadenante de la situación, pero había que ser valiente y afrontar las consecuencias de los propios actos, así que se decidió a salir, aunque tímidamente.

-Eh, amigo, lo siento mucho. Estoy arrepentido de mi comportamiento. Si hay algún culpable, ése soy yo. Me cegó la envidia. ¿Qué puedo hacer para enmendar mi error?

-No, no tienes por qué cargar con las culpas tú sólo, yo también he contribuido con mi mala conducta. Si sirve de algo yo también lo siento. No quería que pasara esto –se lamentó Castor.

La Sra. Lince se acercó a la Sra. Pata, que estaba con sus patitos muy cerca de ella, y le dijo:

-Si te hace ilusión, te cambio el vestido, me importa más tu amistad que un trozo de tela. Somos amigas y nuestros pequeños juegan juntos –exclamó la Sra. Lince dándole un abrazo a la Sra. Pata.

-¡Mirad, está nevando! –gritó con entusiasmo una voz.

-Sí y parece que en el cielo brillan de nuevo las estrellas. El espíritu de la Navidad ha vuelto –se oyó.

Ese año, la Navidad se vivió con mucha más intensidad en el bosque, al fin y al cabo estuvieron a punto de perderla para siempre. Pero habían aprendido la lección y ahora sabían que la envidia cegaba y tenía unos efectos muy negativos que no se podían controlar.

Los animales habían ahuyentado la Navidad con su conducta, aunque en ellos mismos residía también el poder de resucitar su alma. Así que para que no se les olvidara nunca aquel susto y a partir de ahora prestaran atención a sus comportamientos con los demás, construyeron un gran cartel de madera que colgaron de una de las ramas del Gran Árbol, en el que se podía leer la siguiente inscripción:

«El tesoro más valioso que posees es la amistad, cuídalo todos los días y crecerá».

Fin

¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!





martes, 23 de diciembre de 2008

Motivos



Un motivo para todo ... uno para cada cosa ...


Siempre creemos que debe haber una razón para cada cosa que emprendemos. Nuestra mente lo demanda.

Pero olvidamos notar que pueden existir motivos que no llegamos a comprender, ni siquiera a vislumbrar.

O el motivo podría simplemente ser … el placer que da hacerlo!

Si necesitas motivos …
escucha bien tus sentidos, pues sí los conoces y tu corazón te hablará con voz .


Sino, simplemente … ¡ decídete a hacerlo sólo porque sientes que quieres hacerlo!



lunes, 22 de diciembre de 2008


Sucedió un día que estaba con mi hija en el zoológico.
Vi a una abuelita con su nieta, cuyo rostro estaba salpicado de pecas rojas y brillantes.
Los niños estaban esperando en una fila para que un artista pintase sus caritas con patitas de tigre.
- Tú tienes tantas pecas que él no va a tener donde pintar - le gritó un niño de la fila en tono burlón.
Sin reírle la gracia, la niña bajó su cabecita.
La abuelita se agachó y le dijo:
- Adoro tus pecas.- ¡Pero yo las detesto! - respondió.- Cuando yo era niña, siempre quise tener pecas - le dijo, pasando el dedo por la cara de la nieta. - ¡Las pecas son tan bonitas!
La niña levantó el rostro:- ¿Tú crees que lo son?- Claro, dijo la abuelita. ¿Quieres ver? Dime una cosa más bonita que las pecas.
La pequeña, mirando el rostro sonriente de la abuelita, respondió:- ¡Las arrugas!.
Aquel momento me enseñó para siempre que si vemos a los otros con los ojos llenos de amor, sólo veremos belleza en ellos porque el cariño tornará invisible cualquiera de sus defectos.

.

Cuando pierdas, no te fijes en lo que has perdido, sino en lo que te queda por ganar.
.

Busco un amigo


No es necesario que sea hombre, basta que sea humano, basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón.
Se necesita que sepa hablar y callar, sobre todo que sepa escuchar.
Tiene que gustar de la poesía, de la madrugada, de los pájaros, del Sol, de la Luna, del canto, de los vientos y de las canciones de la brisa.
Debe tener amor, un gran amor por alguien, o sentir entonces, la falta de no tener ese amor.
Debe amar al prójimo y respetar el dolor que los peregrinos llevan consigo.
Debe guardar el secreto sin sacrificio.
No es necesario que sea de primera mano, ni es imprescindible que sea de segunda mano.
Puede haber sido engañado, pues todos los amigos son engañados.
No es necesario que sea puro, ni que sea totalmente impuro, pero no debe ser vulgar.
Debe tener un ideal, y miedo de perderlo y, en caso de no ser así, debe sentir el gran vacío que esto deja.
Tiene que tener resonancias humanas, su principal objetivo debe ser el del amigo.
Debe sentir pena por las personas tristes y comprender el inmenso vacío de los solitarios.
Debe gustar de los niños y sentir lástima por los que no pudieron nacer.
Se busca un amigo para gustar de los mismos gustos, que se conmueva cuando es tratado de amigo.
Que sepa conversar de cosas simples, de lloviznas, y de grandes lluvias y de los recuerdos de la infancia.
Se precisa un amigo para no enloquecer, para contar lo que se vio de bello y de triste durante el día, de los anhelos y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.
Debe gustar de las calles desiertas, de los charcos de agua y los caminos mojados, del borde de la calle, del bosque después de la lluvia, de acostarse en el pasto.
Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir, no porque la vida es bella, sino porque se tiene un amigo.
Se necesita un amigo para dejar de llorar.
Para no vivir de cara al pasado, en busca de memorias perdidas.
Que nos palmee los hombros, sonriendo o llorando, pero que nos llame amigo, para tener la conciencia de que aún se vive.

.


Aquel soldado finalmente regresaba a casa despues de la guerra de Vietnam. Llamó a sus padres y les dijo:
- Queridos padres voy de regreso a casa, pero tengo un favor que pedirles. Tengo un amigo que quisiera llevar conmigo.
- Claro hijo - respondieron sus padres - nos encantaría conocerlo.
- Pero hay algo que deben de saber - dijo el soldado - el fue herido gravemente durante la guerra al pisar una mina y perdió un brazo y una pierna. Realmente no tiene adonde ir, y yo quiero que se venga a vivir con nosotros.
- Lamento escuchar eso, hijo. Tal vez lo podamos ayudar a encontrar un lugar donde vivir.
- ¡No! - insistió el soldado - ¡pretendo que viva con nosotros!
- Hijo -dijo el papá - tú no sabes lo que estas pidiendo. Alguien con semejantes limitaciones sería una terrible carga para nuestra familia.
Nosotros tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos permitir que algo asi nos interfiera. Yo creo que tú solo deberias venir a casa y olvidarte de ese muchacho. El encontrará una forma de vivir él solo y por su propia cuenta.
A ese punto, el hijo colgó el telefono. Los padres no escucharon nada mas de su hijo. Días despues, recibieron una llamada del departamento de policías de San Francisco. Su hijo había muerto despues de caer de la azotea de un edificio. Según La policia había sido un suicidio. Los devastados padres volaron hasta San Francisco y fueron llevados a la morgue para identificar el cuerpo de su hijo.
Y allí, ellos lo reconocieron, pero para su horror, tambien descubrieron algo que no sabian, su hijo solo tenia un brazo y una pierna.

.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Solidaridad


Ayudar y poner tus capacidades al servicio de los demás. La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. Solidaridad es la cualidad de continuar unido con otros en creencias, acciones y apoyo mutuo, aún y sobre todo, en tiempos difíciles. En sociología solidaridad se refiere al sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes. Fuerza, gente, vida, bien, caridad y amor son palabras relacionadas con la solidaridad.

El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de unMonasterio Zen.

Cierto día, el Guardián murió y fue preciso substituirlo.
El Gran Maestro reunió a todos los discípulos para escoger quién tendría lahonra de trabajar directamente a su lado.


- Voy a presentarles un problema - dijo el Gran Maestro - y aquél que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del Templo.
Terminado su corto discurso, colocó un banquillo en el centro de lasala; encima estaba un florero de porcelana seguramente carísimo, con una rosa roja que lo decoraba.


- Éste es el problema - dice el Gran Maestro - ¡resuélvanlo lo antes posible!
Los discípulos contemplaron perplejos el “problema” por lo que veían los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor.
¿Qué representaba aquello?
¿Qué hacer?
¿Cuál sería el enigma?
Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el“problema”, hasta que uno de los discípulos se levantó, miró al Maestroy a los alumnos, caminó resolutamente hasta el florero y lo tiró al suelo,destruyéndolo.
- ¡Al fin alguien que lo hizo! - exclamó el Gran Maestro - ¡Empezaba a dudar de la formación que les hemos dado en todos estos años!. Usted es el nuevo guardián.


Al volver a su lugar el alumno, el Gran Maestro explicó:
- Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un “problema”. No importa cuán bello y fascinante sea un problema…tiene que ser eliminado. Un problema es un problema; puede ser un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido…un camino que precisa serabandonado por más que insistimos en recorrerlo, porque nos trae confort…“Solo existe una manera de lidiar con un problema”: atacándolo de frente. En esas horas, no se puede ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo.


Recuerda que un problema…es un problema. No tiene caso tratar de“acomodarlo” y darle vueltas, si al fin y al cabo ya no es otra cosa más que “UN PROBLEMA”.


Déjalo, hazlo a un lado y continúa disfrutando de lo hermoso y lo que vale la pena en la vida.
¡No huyas de el… ¡ACABA CON EL!

.



Se dice que el amor es la fuerza mas grande de este mundo, pero siempre es vencido por la traición.
.



YO QUERIA SER….LUZ DE LUNA…. Para brillar en la noche de los amores incomprendidos

SILENCIO… Para hacer callar las voces que aturden al corazón

AMANECER… Para construir un día más de felicidad

LUZ… Para los que viven en la oscuridad

NOCHE… Para acariciar a los que luchan durante el día

VIDA… Para que renazcan los que están muriendo

LÁGRIMA… Para hacer llorar a los corazones insensibles

SONRISA… Para dulcificar los labios de los amargados

AMOR… Para unir a las personas… Y decirles que apenas soy una de ellas

.



Un grupo de estudiantes de Geografia estudiaban las Siete Maravillas del Mundo.
Al término de la clase, se les pidió hacer una lista de las que ellos
consideraban deberían ser actualmente las Siete Maravillas del Mundo.
A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente:

Las Pirámides de Egipto

El Taj Mahal
El Gran Cañón

El Canal de Panama
El Empire State
La Basílica de San Pedro
La Muralla China


Mientras se hacía la votación el maestro notó, que una estudiante permanecía
callada y no había entregado aún su lista.
Así que le preguntó si tenía problema para terminar de hacer su elección.
La muchacha tímidamente respondió. “Si, un poco. No podía decidirme pues son
tantas las maravillas”

El maestro dijo: “Bueno, dinos lo que has escrito y tal vez podamos ayudarte”.
La muchacha titubeo, y después leyó, Creo que las Siete Maravillas del Mundo
son:

Poder tocar.
Poder saborear.
Poder ver
.
Poder escuchar.
Titubeando un poco continuo:
Poder sentir.
Poder reír.
Y … Poder amar.

Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto.

Es muy sencillo para nosotros poder ver muchas de las hazañas del hombre y
referirnos a ellas como maravillas, cuando a veces pasan desapercibidas las
maravillas que Dios hizo por nosotros y que son sencillamente “comunes”.

¡Que hoy te acuerdes de aquellas cosas que son realmente Maravillosas!

.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Dificil es luchar por un sueño


Dificil es luchar por un sueño.
Fácil es exibir la victoria, dificil es asumir la derrota con dignidad.
Fácil es tropezar en una piedra, dificil es levantarte.
Fácil es prometerle a alguién algo, dificil es cumplir esa promesa.
Fácil es decir que amamos, dificil es demostrarlo todos los días.
Fácil es criticar a los demás, dificil es mejorar uno mismo.
Fácil es cometer errores, dificl es parender de ellos.
Fácil es llorar por el amor perdido, dificil es cuidarlo para no perderlo.
Fácil es pensar en mejorar, dificil es dejar de pensarlo y solamente hacerlo.

Acciones


Debes aprender que en la vida no todos los momentos son buenos, hay algunos peores que otros e incluso algunos son indeseables. La clave esta en aceptar los hechos que son irremediables sin ningún tipo de frustración o enojo desmedido. Una reacción emotiva descontrolada o negativa para afrontar un momento duro en la vida es una clara muestra de debilidad y fracaso. Al contrario, la serenidad, el autocontrol y la visión positiva de las cosas son las mejores armas para enfrentar con éxito lo que te toca vivir.

HOGAR...



Un buen hogar siempre estará donde
el camino esté lleno de paciencia,
donde la almohada esté llena de secretos,
donde el perdón esté lleno de rosas.

Estará donde el puente
se halle tendido para pasar,
donde las caras estén dispuestas para sonreír,
las mentes activas para pensar
y las voluntades deseosas para servir.

Un buen hogar siempre estará
donde los besos tengan vuelo
y los pasos, mucha seguridad.

Donde los tropiezos tengan cordura
y los detalles, significación.

Donde la ternura sea muy tibia
y el trato diario muy respetuoso.

Donde el deber sea gustoso,
la armonía contagiosa y la paz dulce.

Un buen hogar siempre estará donde
el crecimiento sea por el mismo tronco
y el fruto por la misma raíz.

Donde la navegación sea por la misma orilla
y hacia el mismo puerto.

Donde la autoridad se haga sentir y,
sin miedos ni amenazas,
llene la función de encauzar,
dirigir y proteger.

Donde los abuelos sean reverenciados,
los padres obedecidos
...y los hijos vigilados!

Un buen hogar siempre estará donde
el fracaso y el éxito sean de todos.

Donde disentir sea intercambiar y no guerrear.

Donde la formación junte los eslabones
¡y la oración forme la cadena!

Donde las pajas se pongan con el alma
y los hijos se calienten con amor.

Donde el vivir esté lleno de sol
y el sufrir esté lleno de fe.

Un buen hogar siempre estará
en el ambiente donde naciste,
en el huerto donde creciste,
en el molde donde te configuraste
y el taller donde te puliste.

Y muchas veces será el punto de referencia
y la credencial para conocerte,
porque el hogar esculpe el carácter,
imprime rasgos, deja señales y marca huellas.

Las vetas y el cimiento
dejados por un buen hogar son indestructibles.

Los principios parecen como grabados en hierro.
La fe, como cincelada en roca.
Y el amor, llevado como bandera.

Es montar el barco más seguro
para navegar el mundo,
de otra manera sería navegar con un timón titubeante,
una brújula indecisa y la quilla rota.

Con buenos hogares se podría salvar al mundo,
porque ellos tocan a fondo
la conducta de los hombres,
la felicidad de los pueblos
y la raíz de la vida.

Aunque hay excepciones,
ese hogar primero, hogar tronco,
nunca se pierde:
¡te lo llevas en el alma!

Nunca se oscurece:
queda en las luces que te alumbran el camino.

Nunca se lo lleva el viento:
queda prendido en tu raiz.

De ese hogar tronco salen
las grandes alas
que te permiten volar y hacerte águila.
De ese hogar tronco salen
los principios fuertes
que enmarcan tu figura para hacerte gigante.
De ese hogar tronco sale esa fuerza
de la fe que resplandece para hacerte estrella.

¡De ahí salen obras maestras!



viernes, 19 de diciembre de 2008



Aprende Busca ser feliz hoy, pues no sabes que te reserva el día de mañana. Toma una copa llena de vino, sientate en claro de luna y monologa: "Quizá mañana la luna me busque en vano." (Omar Kháyyám)

Cualquiera que se tome demasiado en serio corre el riesgo de parecer ridículo. No ocurre lo mismo con quien siempre es capaz de reírse de sí mismo. (Václav Havel)

Cuando uno dice que sabe lo que es la felicidad, se puede suponer que la ha perdido. (Maurice Maeterlinck)

De tanto correr tras de esa tan deseada felicidad, acabamos cansados y sin la seguridad de si algún día llegamos a ser verdaderamente felices. (Albertino Fernandes)

El corazón necesita llenarse de alegrías o de dolores; unas y otras lo alimentan; lo que no puede soportar es el vacio. (Alphonse Karr)

El derecho de ser feliz prevalecerá. (Lobsang Rampa)

El hombre que no sabe sonreir, no debe abrir tienda. (Proverbio árabe)

El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías. (Fiodor Dostoievski)

El verdadero secreto de la felicidad consiste en exigir mucho de si mismo y poco de los otros. (Albert Guin)

En la vida, lo más triste, no es ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo. (Jacinto Benavente)

El que ríe último ríe mejor. (Anónimo)

En vano buscamos la verdadera felicidad fuera de nosotros, si no poseemos su fuente dentro de nosotros. (Marqués de Maricá)

Es más fácil obtener que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada. (William Shakespeare - Escritor teatral inglés - 1564/ 1616)

Es más fácil recibir una sonrisa, cuando sonreimos a alguien. (Anónimo)

Es muy frecuente buscar la felicidad como se buscan los anteojos cuando se tienen sobre las narices. (G. Droz)

Estoy siempre alegre _ esa es la manera de solucionar los problemas de la vida. (Charles Spencer Chaplin - Actor y director de cine- 1889)

Felicidad es la seguridad de que nuestra vida no está pasando inutilmente. Son estos intervalos entre un trabajo cansado y otro trabajo cansado, estos momentos que la gente puede conversar con un amigo, jugar con los hijos, leer un buen libro.... El error es pensar que el confort permanente, el bienestar que nunca acaba y el goce de todas las horas son la verdadera felicidad. (Érico Veríssimo - Escritor brasileño - 1905/ 1975)

Felicidad no es solamente sumar tus conquistas, sino soñar com aquellas que aún tienes por realizar. (Anónimo)

Feliz es quien feliz se juzga. (Proverbio latino)

Fui a ver que era felicidad en el diccionario, pero la definición estaba equivocada.
Deberia constar tu nombre. (Anónimo)

Hay siempre diferentes maneras de vivir la felicidad. Sonreir es una de ellas. (Anónimo)

La alegría es la vida vista trás un rayo de sol. (Carmem Sylva)

La alegría es piedra filosofal que todo lo convierte en oro. (Benjamin Franklin -
Estadista y inventor norteamericano - 1706/ 1790)

La busca de la felicidad es personal, y no un modelo que podamos dar a los otros. (Paulo Coelho - Escritor brasileño)

Un poema



Me llaman amor
Y soy el sentimiento mas preciado a lo largo de una vida,
Me alimento de la ilusión y del cariño que alma desprende,
Y me escondo en las sonrisas de aquellos que guardan silencio,
Gritan mi nombre, aquellos que me sienten muy profundamente,
Unos lo lloran y otros lo susurran suavemente entre sus labios,
Acariciando cada letra, cada sonido.

Me llaman ilusión
Soy la leña del fuego de un corazón tocado por el sentimiento,
Hago arder la llama de la esperanza, toco con mi calor la piel del desenfreno,
Soy aquella que hace sentir en los latidos del corazón, la fuerza imparable de lo divino.
Me recuesto en tu pecho, y voy creciendo, día a día hasta arder en tu alma entera.
Ardo, entre la llama de los sueños, vivo de un puede ser,
Y en un momento, en un rechazo, entre lagrimas muero.

Me llaman ternura
Soy aquella que acompaña al amor intenso y fuerte,
A través de las caricias brillan mis dedos claros en una piel desnuda,
Mi hogar son los ojos enamorados, aquellos que buscan el infinito.
Y no me puedo esconder cuando nazco entre dos almas limpias,
Que se buscan, que se dan, que se entregan,
Y mi mejor compañía es la dulzura.

Me llaman pasión
Soy como un volcán que explota, que arrasa con su calor,
Entre amantes hago mi cama, y en su lecho ardo viva
Me escapo entre el calor de los besos
Soy aquella que empuja al deseo, a sucumbir entre el sudor de la piel,
Soy la que mueve el alma imparable, no solo a amar, sino a vivir.

Me llaman comprensión
Me buscan entre palabras, cuando me escondo en el hueco del alma,
Soy aquello que entre las almas, significa respeto y cariño.
Soy dada sin reproches, y aunque en mi no hay mas que un acento,
Soy fuerza en cada silaba del viento y necesidad para aquel que me llama en su momento.

Me llaman libertad
En mis alas se acuestan mil aventuras de una mente soñadora,
Soy deseada por cada una de las almas que buscan en el viento su felicidad,
Pero sin vida, yo no soy nada.
Como derecho de un individuo, soy el oxigeno de la vida,
Como una fragancia compartida soy un mundo, soy un eco.

Me llaman respeto
Soy la base de la vida, y no puedo faltar en un salón de encuentros,
Se me exige, se me enseña, y si falto caen castillos piedra a piedra.
Soy fuerte y soy sabia, como una piedra firme ante un huracán salvaje,
Soy la primera base un buen cimiento.

Me llaman tristeza
Y en el alma me acuesto cuando hay un hueco.
Soy la que se cura con el tiempo, soy sentimiento amargo,
Pero sin mi no habrá cura, no habrá silencio.

Me llaman esperanza
Soy el futuro esperado cuando no hay salida..
Soy aquello que anida en el corazón de los deseos.
De verde me pintan los campos de la poesía, pintando mi manto de alegría,
Me doy libremente, y libremente me entrego, se me acoge con ilusión
Se me pierde con desasosiego, hazme en tu vida un hueco.


Me llaman felicidad
Cuando me agarro a la vida soy una canción llena de sonrisas.
Soy el fin de todo hecho bonito, y de toda meta perseguida.
Soy la línea de una sonrisa, soy el brillo de unos ojos eternos,
Soy el horizonte que acompaña al viento, fundiéndome con los sentimientos.
Vengo y voy y no me escondo, si me persigues, en tu vida
Cuando menos te lo esperes, me tendrás de la mano cogida
Estoy en la sonrisa de aquellos que quieres,
De una buena noticia, de un hacer sentir inmenso,
Quedo quieta en las cosas simples, en lo mas humilde del camino,
No me paro en lo material, sino en lo divino entre sentimientos.




miércoles, 17 de diciembre de 2008



A veces una nube sube hasta mi mente
a veces no me veo como creo ser
superponiéndome a mi mismo
...a veces me río de mí

Todo el tiempo me intoxico
de vanidades y prejuicios
de mentiras, de creencias
estrellándose dentro de mí
los supuestos y las verdades
lo cierto y lo deseado
como saber que esta bien?
...a veces me río de mí

Nunca me despido de madrugada
sintiendo que las palabras
ya se fueron a otro mundo
simplemente me esfumo
me muero un poco
siempre buscando esa nube
que me envuelva de una vez!
...a veces me río de mí

A veces te imagino inquieta
otras imagino que no sos vos
a veces me imagino tranquilo
otras creo no ser yo
...a veces me río de mí

LA TERNURA




No es ternura lo grandioso, sino la

delicadeza, la insignificancia, el detalle.

En los niños vemos la ternura todos los días...

Nos cautivan con sus expresiones sinceras,

con la caricia que llega a nosotros sin tener que hacer ningún reclamo.

La ternura no está en lo grande, ni en lo brillante, ni en lo que se destaca,

está en lo chiquito, en lo sencillo, en esas pequeñas cosas de todos los días...

La ternura es eso que... vitaliza al viejo... duerme al niño...

¡y desarma al hombre!






Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho