jueves, 20 de noviembre de 2008


En el principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una travesura. Uno de ellos dijo:“Debemos quitarles algo a los humanos, pero, ¿qué les quitamos?”.
Después de mucho pensar uno dijo:“¡Ya sé!. Vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar”.Propuso el primero:“Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo”… ….
Inmediatamente contestó otro: “No, recordad que tienen fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está”.
Luego propuso otro:
“Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar” y otro contestó: “No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrarán”.
Otro dijo:
“Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra”. Y le dijeron: “No, recuerda que tienen inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad”.
El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás. Analizó cada una de ellas y entonces dijo:“Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren”.Todos lo miraron asombrados y preguntaron al mismo tiempo:“¿Dónde?”.
El demonio respondió: . . . .“La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán”.Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: “El humano se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo”.
.

Esta vieja herida


Esta vieja herida que me duele tanto,
me fatiga el alma de un largo ensoñar;
florece en el vicio, solloza en mi canto,
grita en las ciudades, aúlla en el mar.
Siempre va conmigo, poniendo un quebranto
de noble desdicha sobre mi vagar.
Cuanto más antigua tiene más encanto...
¡Dios quiera que nunca deje de sangrar!...
Y como presiento que puede algún día
secarse esta fuente de melancolía
y que mi pasado recuerde sin llanto,
por no ser lo mismo que toda la gente,
yo voy defendiendo románticamente
¡esta vieja herida... que me duele tanto!...

Pedro Sienna
.

Podemos tener todos los medios de comunicación del mundo, pero nada, absolutamente nada, sustituye la mirada del ser humano

Paulo Coelho


Dos miradas se encuentran un día en cualquier lugar; y dos vidas pueden cambiar en poco tiempo.
El amor inunda la vida de color y sabor y todo parece diferente; cada minuto la mente se mantiene concentrada en un solo pensamiento y sólo se anhela una presencia, la de la persona amada
Al principio todo es color de rosa, no hay ni un si ni un no, parecen coincidir en todo, y sólo se desea compartir la dicha de estar juntos.
Poco a poco comienzan a conocerse mejor y aunque el amor sea selectivo y se empeñe en idealizar al otro, suelen aparecer en poco tiempo algunas características individuales que pueden llegar a desconcertar
Las desavenencias iniciales es algo sin importancia, que se traslada al desván de los recuerdos no deseados, pero que permanece robusto y en buen estado, listo para emerger rozagante ni bien la conciencia lo reclame.
La convivencia es la prueba de fuego, porque exige renunciamientos, y aunque el amor sea muy grande, el propio ego lucha para hacerse su lugar y no perder terreno; y todas esas diferencias que más los conmovió ahora los separa.
Porque está en juego la propia autoestima al creer que ceder es perder y negociar claudicar.
Enamorarse de alguien es verlo como un ser diferente a todos los que se han conocido, es sentir una maravillosa sensación en el estómago en cada encuentro, es no ver los defectos
Mantener a una pareja es más difícil que la misma conquista, porque se requiere estabilidad emocional, criterio sensato, paciencia, tolerancia y buenos sentimientos.
Amar a alguien es querer su bien, sin dejar de lado el amor y el respeto a si mismo
Una pareja es un ejemplo en miniatura de sociedad democrática donde existen reglas que cumplir y derechos que respetar.
El espacio es el oxígeno que aviva el fuego, porque cuando una persona se siente libre y amado puede brindar más amor.
No se trata de pretender libertad para ser infiel, porque ambos se han prometido fidelidad mutua, sino para que cada uno desarrolle todo su potencial y haga lo que le guste, aceptando las limitaciones de su compromiso

Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho