sábado, 20 de diciembre de 2008

Dificil es luchar por un sueño


Dificil es luchar por un sueño.
Fácil es exibir la victoria, dificil es asumir la derrota con dignidad.
Fácil es tropezar en una piedra, dificil es levantarte.
Fácil es prometerle a alguién algo, dificil es cumplir esa promesa.
Fácil es decir que amamos, dificil es demostrarlo todos los días.
Fácil es criticar a los demás, dificil es mejorar uno mismo.
Fácil es cometer errores, dificl es parender de ellos.
Fácil es llorar por el amor perdido, dificil es cuidarlo para no perderlo.
Fácil es pensar en mejorar, dificil es dejar de pensarlo y solamente hacerlo.

Acciones


Debes aprender que en la vida no todos los momentos son buenos, hay algunos peores que otros e incluso algunos son indeseables. La clave esta en aceptar los hechos que son irremediables sin ningún tipo de frustración o enojo desmedido. Una reacción emotiva descontrolada o negativa para afrontar un momento duro en la vida es una clara muestra de debilidad y fracaso. Al contrario, la serenidad, el autocontrol y la visión positiva de las cosas son las mejores armas para enfrentar con éxito lo que te toca vivir.

HOGAR...



Un buen hogar siempre estará donde
el camino esté lleno de paciencia,
donde la almohada esté llena de secretos,
donde el perdón esté lleno de rosas.

Estará donde el puente
se halle tendido para pasar,
donde las caras estén dispuestas para sonreír,
las mentes activas para pensar
y las voluntades deseosas para servir.

Un buen hogar siempre estará
donde los besos tengan vuelo
y los pasos, mucha seguridad.

Donde los tropiezos tengan cordura
y los detalles, significación.

Donde la ternura sea muy tibia
y el trato diario muy respetuoso.

Donde el deber sea gustoso,
la armonía contagiosa y la paz dulce.

Un buen hogar siempre estará donde
el crecimiento sea por el mismo tronco
y el fruto por la misma raíz.

Donde la navegación sea por la misma orilla
y hacia el mismo puerto.

Donde la autoridad se haga sentir y,
sin miedos ni amenazas,
llene la función de encauzar,
dirigir y proteger.

Donde los abuelos sean reverenciados,
los padres obedecidos
...y los hijos vigilados!

Un buen hogar siempre estará donde
el fracaso y el éxito sean de todos.

Donde disentir sea intercambiar y no guerrear.

Donde la formación junte los eslabones
¡y la oración forme la cadena!

Donde las pajas se pongan con el alma
y los hijos se calienten con amor.

Donde el vivir esté lleno de sol
y el sufrir esté lleno de fe.

Un buen hogar siempre estará
en el ambiente donde naciste,
en el huerto donde creciste,
en el molde donde te configuraste
y el taller donde te puliste.

Y muchas veces será el punto de referencia
y la credencial para conocerte,
porque el hogar esculpe el carácter,
imprime rasgos, deja señales y marca huellas.

Las vetas y el cimiento
dejados por un buen hogar son indestructibles.

Los principios parecen como grabados en hierro.
La fe, como cincelada en roca.
Y el amor, llevado como bandera.

Es montar el barco más seguro
para navegar el mundo,
de otra manera sería navegar con un timón titubeante,
una brújula indecisa y la quilla rota.

Con buenos hogares se podría salvar al mundo,
porque ellos tocan a fondo
la conducta de los hombres,
la felicidad de los pueblos
y la raíz de la vida.

Aunque hay excepciones,
ese hogar primero, hogar tronco,
nunca se pierde:
¡te lo llevas en el alma!

Nunca se oscurece:
queda en las luces que te alumbran el camino.

Nunca se lo lleva el viento:
queda prendido en tu raiz.

De ese hogar tronco salen
las grandes alas
que te permiten volar y hacerte águila.
De ese hogar tronco salen
los principios fuertes
que enmarcan tu figura para hacerte gigante.
De ese hogar tronco sale esa fuerza
de la fe que resplandece para hacerte estrella.

¡De ahí salen obras maestras!



Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho