jueves, 4 de diciembre de 2008


Y de repente,
la vida te regala una sorpresa…
De repente, alguien que tenías relegado al olvido,
alguien que habías enterrado
en lo más profundo de tu corazón,
alguien que dejaste allí escondido por miedo al dolor
alguien que decidiste olvidar porque no te amaba como querías,
o como necesitabas en aquél momento pasado...
De repente, ese alguien te dice: “no te preocupes,
siempre he estado a tu lado,
siempre he sido tu amigo, mañana comemos y hablamos.
Te sigo queriendo igual”.
Y de repente, el frío ya no es tan frío, las nubes desaparecen,
la música vuelve a sonar, y la vida te sonríe…
De repente, descubres que alguien sigue ahí;
ya tampoco te esperaba, pero regresas y está.
De repente vuelves a encontrar a tu amigo.
De repente, todo vuelve a ser real.
De repente, dos caminos
convergen..., otra vez, de distinta manera,
distinto amor.
De repente, todo es mejor que ayer.
¡Cómo te echaba de menos!
.

"Cuando hayáis talado el último árbol, cuando hayáis matado el último animal, cuando hayáis contaminado el último río, os daréis cuenta de que el dinero no se come"

Provervio Indio.

Agradecer a la vida




El secreto de la felicidad no está en obtener lo que anhelamos, sino en amar lo que tenemos.

No en lo que pedimos a la vida, sino en lo que ésta nos otorga.


Es la dicha escondida de agradecer al mundo todo lo simple y lo maravilloso que éste nos ha dado.

Reconocer lo grande y lo pequeño, lo fugaz y lo perdurable.

No lo mucho, sino lo esencial. No lo tanto, sino lo maravilloso.


Te sentirás pobre no por lo poco que tengas, sino por lo mucho que esperes y exijas a la vida.

Entre más ambicionamos más pobres seremos, pues no todas las cosas fueron hechas para uno.

La riqueza verdadera está en reconocer y valorar lo poco y lo dulce que la existencia nos otorgue.


Agradece, por tanto, todos los instantes de tu vida.

Puedes poseerlo todo con la sabiduría del corazón.

La riqueza del humano está en lo que ama.

El mayor tesoro es el que está en nuestro corazón.

La fortuna de tus profundidades nadie puede robarlas ni comprarlas.


Agradece la dicha de ver un amanecer, pues un día ya no lo verás.

Da gracias al padre por el amor que encontraste, pues mañana ya no lo tendrás.

El canto de las aves, el verdor de los montes, la risa de un niño, la luz de los ojos amados.

Porque será lo único que te quede al final de los días.

Conoce la dicha de agradecer lo bello que te dió el destino.


Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho