viernes, 2 de enero de 2009



Parece mentira que pudiera confiar en ti
Mi alegría y mi desgracia para ver este final
Te agradezco que supieras sacar de mí tanta fuerza
Fallo mío regalarte mi vida en tu ausencia.


Y al volver encuentro miedo
De vergüenza y de secretos
Que rompen todos tus besos
Y despiertan mi tristeza
Y al volver encuentro nada
Miro atrás y me arrepiento
De entregar a quien no debo
Todo lo que ya no tengo


Parece distinto el sentido de lo justo
Qué me das y qué te debo para cerrar este juego
Sólo me queda saber dónde irá lo que te di
Si no supiste tenerlo y conmigo no ha vuelto


Ya no miraré tus ojos, no quiero volver a verlos
Fallo mío dar un sueño a quien no sabe tenerlo.

(E.b.s)

No hay mejor momento para ser feliz que ahora mismo

.


La amistad es trasparencia, es franqueza, lealtad, respeto y sinceridad, es mutua correspondencia. Un néctar, una esencia... de incontrolable valor. Es el hombro acogedor donde el alma se desnuda.
.

Nunca podrá cosechar flores quien va por la vida sembrando espinas.
.


De que me sirven tus manos,

si están tan lejos de un roce,

como yo de tus sueños.

.


¿Será que no logras definirlo?... sí, es ese sentimiento... que cuando te atrapa no te deja más que lágrimas, o las lágrimas son ese sentimiento...

Lágrimas de tristeza... de soledad... de muchas formas... Es un sentimiento que no puede ocultar nada ni nadie... hasta los árboles, luego de la poda, desprenden estas gotas de tristeza... de dolor. También los animales...

Pero éstas, las mías, son más que lágrimas... ¿no lo ves? Se desprenden desde adentro las partes que componen mis ojos... y se riega el aceite que algún día sirvió para verte, aquel en el que te veía reflejada al mirarte...

Y todo comienza a opacarse... no veo más... ya no estás... y lloro...
Y mientras todo se nubla a mi alrededor, lo único que me quedan son las lágrimas... "mis" lágrimas... y yo... ellas serán las que me nublen el camino, mientras va pasando el dolor.
Son mías...

Pero si de algo puedo estar seguro, es que luego de las lágrimas, podré ver de nuevo con claridad... y todas las partes que componen mi ojo volverán a su lugar.

Y espero que en ese momento vuelvas tú también... para poder observarte como siempre lo hice... para que reflejes tu felicidad, tu silueta, tu "figura de mujer" en mis ojos...

.


Empieza lo que no termina, los ciclos de los años han sido creados para convencernos totalmente de que todo es cíclico, que no hay evolución, sólo repetición inaudita de las cosas. Todo lo que conocemos como formas del traspaso del tiempo se manifiesta de una forma circular, todo termina y vuelve a empezar. ¿Quizás por eso la torpeza humana de cometer los mismos errores y avanzar a hurtadillas con la esperanza de que el fin borrara lo ya hecho? ¿O es que acaso se ha creado un simulacro de progreso que se borra para volver a realizarse con exactitud?
.


Vete y púdrete con tus palabras
ahógate en el llanto de tu desdicha,
llora las lágrimas que nadie ha de derramar por ti,
cántale como lo hacías tras mi rostro
dile las mentiras que me decías…
ve y no revivas
muere de una vez como lo hicieron tus besos,
ya ni mis versos te respiran,
y no son estos en tu honor,
son en tu memoria baldía.

Que si una vez me amaste…
ya no lo sé y poco importa
importa lo mismo que importé para ti: nada.

Que los buitres devoren tu piel
ya que no lo harán mis dientes
y la ratas besen tus labios fiambres
que tu olor llene de amarguras la noche
que tu voz muera en su silencio.

¡Que canten!
¡Que lloren la nubes!
Que su alegría se exhiba por los montes
de toda esta pútrida tierra,
¡Que canten!

Tus pies no caminan ya por estas callecillas:
las callecillas de mi vano corazón
ya tu olor no me viste de fatídicas ilusiones
y tus ojos no me hipnotizan como solían…

¡Vete!
¡Que canten el réquiem de tus quejas
las andrajosas palomas
que llevan tu alma hasta la tumba
donde te arroparán tu dolor y tu traición!

Te regalo mi canto
buitre desolado…
¡Ve con él!

Mísera dama de pies de alba
y cintura de lata…
… esta es tu canción…..
.

Es muy difícil expresar con palabras un sentimiento tan ensordecedor como la decepción.
.

La amistad...



… "mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo".

Permiso denegado, replicó el oficial.
No quiero que usted arriesgue su vida por un hombre que probablemente ha muerto.

El soldado, haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.

El oficial estaba furioso:

¡Ya le dije yo que había muerto!
¡Ahora he perdido a dos hombres!
Dígame, ¿merecía la pena salir allá para traer un cadáver?"

Y el soldado, moribundo, respondió:
¡Claro que sí, señor!
Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: …"estaba seguro de que vendrías"...

(Autor: Anthony de Mello)


Como la luz de una vela...



Caía la tarde en los jardines del palacio del Rey...

Éste paseaba entre las arboledas y los setos llenos de flores, acompañado por un músico ciego, que dada su sabiduría también hacía la veces de su consejero.

Mirando el sol que declinaba, el Rey se dirigió a su acompañante:

— Ya tengo ochenta años, dijo a su músico ciego, y aunque quisiera estudiar y leer algunos libros, creo que ya es demasiado tarde.

— ¿Por qué no enciende la vela?, sugirió el músico.

— ¿Cómo se atreve un súbdito a bromear con su señor? –exclamó el Rey enojado.

— Yo, un músico ciego, nunca me atrevería a pronunciar inconveniencias en presencia de mi señor…., pero he oído decir que si un hombre es aficionado al estudio en su juventud, su futuro será brillante como el sol matinal; si se aficiona al estudio en su mediana edad, será como el sol de mediodía; mientras que si se comienza a estudiar de viejo, será como la llama de una vela. Y aunque la vela no es muy brillante, al menos es mejor que andar a tientas en la oscuridad. Nunca es tarde.

Y el Rey estuvo de acuerdo.

(Cuento popular chino)


Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho