lunes, 22 de junio de 2009

NOCHE DE VERANO



Pulsas, palpas el cuerpo de la noche,
verano que te bañas en los ríos,
soplo en el que se ahogan las estrellas,
aliento de una boca,
de unos labios de tierra.

Tierra de labios, boca
donde un infierno agónico jadea,
labios en donde el cielo llueve
y el agua canta y nacen paraísos.

Se incendia el árbol de la noche
y sus astillas son estrellas,
son pupilas, son pájaros.
Fluyen ríos sonámbulos.
Lenguas de sal incandescente
contra una playa oscura.

Todo respira, vive, fluye:
la luz en su temblor,
el ojo en el espacio,
el corazón en su latido,
la noche en su infinito.

Un nacimiento oscuro, sin orillas,
nace en la noche de verano,
en tu pupila nace todo el cielo.


Octavio Paz


miércoles, 17 de junio de 2009



Cuando la vida no te sea facil,
recuerda siempre ésto. . .
Que sepas, en tu corazón, que
hay otros que nunca te olvidan.
Que siempre encuentres un arco iris
después de una tormenta.

Que celebres las cosas maravillosas
que hay en tí.

Y cuando llegue el mañana, que
puedas comenzar de nuevo.

Que recuerdes cuántas sonrisas
pueden llenar un día.

Que creas que tus anhelos
serán una realidad.

Que encuentres tiempo
para apreciar la vida
y tiempo para compartir
tu belleza espiritual.

Que veas tu presente como un regalo,
y tu futuro como otro más.

Que agregues una página dorada
al diario de cada nuevo día,
y que puedas convertir
"La felicidad eterna"
en eterna felicidad.

Y que siempre sigas sembrando
las semillas de tu sueños.
Porque si sigues creyendo en ellos,
tus sueños seguirán tratando
de florecer en ti.




Quizás estando solo, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tú sepas quién,
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven…

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán,
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se están yendo siempre, pero que no se van…

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser…

Por más que tú prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son…

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín,
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.


José Ángel Buesa


domingo, 14 de junio de 2009



Es la mañana llena de tempestad

en el corazón del verano.
Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes,
el viento las sacude con sus viajeras manos.


Innumerable corazón del viento
latiendo sobre nuestro silencio enamorado.
Zumbando entre los árboles, orquestal y divino,
como una lengua llena de guerras y de cantos.


Viento que lleva en rápido robo la hojarasca
y desvía las flechas latientes de los pájaros.
Viento que la derriba en ola sin espuma
y sustancia sin peso, y fuegos inclinados.


Se rompe y se sumerge su volumen de besos

combatido en la puerta del viento del verano.



Pablo Neruda





Nunca me enfado

por lo que la gente

me pide

sino por lo que me niega.


Antonio Cánovas del Castillo.






Quiéreme cuando

menos lo merezca,

porque será

cuando más lo necesite.


Dr. Jeckyll


viernes, 12 de junio de 2009





La cuestión en la vida

no es saber mucho,

sino olvidarse de poco.


Homero Expósito





La suprema felicidad de la vida

es saber que eres amado por ti mismo o,

más exactamente, a pesar de ti mismo


Víctor Hugo




No te rindas, aún estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar tu vuelo.

No te rindas que la vida es eso
continuar el viaje
perseguir tus sueños, destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme, aunque el miedo muerda
aunque el sol se esconda, y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
porque lo has querido y porque te quiero.
Porque existe el vino y el amor, es cierto
porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos.
Abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme, aunque el miedo muerda
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños
porque cada día es un comienzo nuevo
porque ésta es la hora y el mejor momento.

Porque no estas sola
porque yo te quiero.


Mario Benedetti


martes, 9 de junio de 2009



Podría

Jamás llegaremos a comprender
el significado de esta frase.
Porque en todos los momentos
de nuestra vida existen cosas
que podrían haber sucedido
y terminaron no sucediendo.

Paulo Coelho




"No desesperes, ni siquiera
por el hecho de que no desesperas.
Cuando todo parece terminado,
surgen nuevas fuerzas.
Esto significa que vives"


Franz Kafka




Solo en la agonía de despedirnos

somos capaces de comprender

la profundidad de nuestro amor

(George Eliot)


lunes, 8 de junio de 2009



¿Cuántas veces te preguntaste para qué es la vida?

¿Por qué estamos en ella?

¿Con qué fin vivimos?

Somos autómatas que no saben vivir… de niños no apreciamos ni somos conscientes de todo aquello que pasa a nuestro alrededor, nos limitamos a jugar, a llorar, a patalear, a reír,… pero la vida no sólo es eso;… de jóvenes nos limitamos a estudiar, a ir en contra de lo establecido, a experimentar cosas nuevas;…de adultos buscamos trabajo, sin trabajo no se es nadie, unos forman familias…otros las rompen… otros no las tienen… pero todos trabajan o quieren trabajar;… de mayores nos sentimos un estorbo, molestamos, las enfermedades nos atacan y no nos dejan disfrutar de lo último de nuestra vida…

Pero… ¿de qué vida? Jugamos… estudiamos… trabajamos… enfermamos… y ¿para qué? Habrá gente que crea en la reencarnación… en una vida posterior a esta y mucho mejor… pero si esta vida no se puede “vivir” ¿quién nos dice que la siguiente sí se podrá?

Vivimos, y cada vez más años gracias a los avances que la sociedad lleva a cabo…pero ¿de que nos vale si no disfrutamos la vida? No apreciamos las cosas buenas de ella… ¿cuántas veces olvidamos a la familia…a los amigos…a los compañeros…por estudiar,… por trabajar,…por estar enfermos…? ¿Cuántas veces soñamos sueños que pueden llegar a ser realidad y no llegan a serlo por estudiar…trabajar…enfermar…?

La vida no es vida, no disfrutamos de todo aquello que esta a nuestro alcance generalmente por falta de tiempo.

Sólo nos queda soñar,… soñar que los sueños algún día se hagan realidad…


viernes, 5 de junio de 2009



El león y las hormigas

Un día el león hizo que se reunieran todos los animales de la sabana, del bosque y de la montaña. Cuando todos llegaron ante él, el pregonero se subió a un árbol y gritó la proclama:

- “Orden del Rey León. Todos los animales, de todo género, especie y tamaño, deben reconocer al león como rey, rindiéndole obediencia. Quien se niegue será castigado”.

Se escuchó un gran murmullo en la asamblea de los animales; después una vocecita se alzó protestando. Era el portavoz de las hormigas guerreras:

- “Nosotras no aceptamos. En nuestra tribu, nuestros antepasados nos dieron una reina y nosotros sólo obedecemos sus órdenes”.

El león, con un rugido desafiante, respondió:

- “Tendréis vuestro castigo”.

Todos se dispersaron, los hijos del león salieron de caza, cogieron un jabalí, lo escondieron tras unas ramas y fueron a llamar al rey. Las hormigas se reunieron desde los cuatro puntos cardinales y en un momento cubrieron la sabana. Se preparaban para la gran batalla.

En un momento se comieron el jabalí, dejándole sólo los huesos. Mientras tanto el sol había desaparecido tras el horizonte. Llegó el león, majestuoso, con su familia. Entonces el ejército de hormigas entró en acción.

De la hierba y de las hojas llovieron sobre los leones, treparon por sus patas mordiendo con fuerza. Los leones rugían de dolor, se tiraban sobre la hierba para frotarse, intentaron escapar, pero no podían luchar en la oscuridad contra el enemigo omnipresente.

A la mañana siguiente un buitre, pasando en vuelo rasante, vio esparcidos los esqueletos desnudos de la familia de aquel que había querido imponerse como rey absoluto de los animales. Y continuando su camino solitario pensó que los poderosos no deberían nunca despreciar la fuerza de los pequeños cuando se unen.

Fábula del pueblo bantú



martes, 2 de junio de 2009


Al final, no nos acordaremos tanto de las palabras de nuestros enemigos, sino de los silencios de nuestros amigos.Un fuerte abrazo a todos mis amigos de radiotutus y del chat +35.

- Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo

Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: porque todavía no nos han traicionado.

Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho