sábado, 3 de enero de 2009

Ellos...



Ellos también se van al cielo...

Respiran flores
en la aurora
y recuestan su nariz
entre luceros.

Riegan calma
sobre el mundo,
tienen alas en la punta
de los dedos.

Vuelan
y se tornan
una lágrima de estrella,
o una gota de ternura
que derrama trigo almendro.

Ellos también,
ellos también se van al cielo…

Adornan su pelaje
con sirenas
y de sus garras
mana el cielo
y los océanos.

Cantan a la noche
con secretos,
tienen flautas
en el hueso nacarado
de su pecho.

Rezan a la lluvia,
a los misterios
y en la nube virgen
hacen cuna a sus polluelos.

Ellos tienen un dios
que sabe a leche
y es de pelo,
que vuela o nada
si les pesa el largo cuerpo
que repta o anda,
si los ve sufrir de lejos.

Y les sopla las pupilas
dando amor en ese aliento,
que cierra el ojo
que flotó hacia el universo.

Ellos tienen
una casa en las alturas
que refleja el arcoiris
en su espejo.

Y una fuente de llanura
inagotable,
donde pastan sus espíritus
traviesos.

Yo sé,
me lo han dicho mientras duermo...

Los he visto
cuando marchan
galopando sobre el viento.

Ellos viven
cuando parten de su cuerpo
y su alma viaja
en mil carrozas hasta el seno
del calor que los espera
allá a lo lejos...

...con un beso.






Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho