viernes, 3 de octubre de 2008

Palabras y Silencio





Hay algunas cosas demasiado bellas para poder describirlas con palabras.

Hace falta admirarlas con meditación y silencio para poder apreciarlas en plenitud.

Se necesitan pocas palabras para expresar lo esencial.

Los grandes discursos solo sirven para confundir y adoctrinar.

El silencio es a veces más relevador que un río de palabras.

Mira a una madre con su hijo cargado, el bebe sabrá obtener, todo lo que de ella
quiere, sin necesidad de decir nada.

De hecho, las palabras debe ser como una envoltura de los pensamientos.

No son necesarios discursos muy largos para expresar lo que siente el corazón.

Una mirada puede decir más que mil palabras.

Creo que la sabia naturaleza nos dio solo una lengua y dos orejas para que oigamos
más y hablemos menos.

Si lo que vas a decir no es mejor que quedarse callado, entonces para que decirlo.

Cuanto más grande y generoso es el corazón, menos son las palabras que necesita
expresar.

Hace falta recordar estas sabias filosóficas:

Las palabras verdaderas(la verdad)no siempre son bonitas, pero las palabras bellas
no siempre son verdad.

Es propio de las mentes grandes hacer entender muchas cosas con pocas palabras.

Los espíritus pequeños, por el contrario tienen el don de hablar mucho y no
decir nada(¿de quién se recuerdan?).

El que sabe oír luego sabrá usar lo que oyó.

Para decir "te amo" solo hace falta dos palabras, todas las demás serán superfluas.

"SI" y "NO" son palabras más cortas y fáciles de decir, pero son las que acarrean
las consecuencias más transcendentales.

Para que el ser humano aprenda a hablar solo hace falta dos años.

Para que aprenda a callar... toda una vida.

Ser comedido al hablar en vez de ser un defecto es prueba de gran sabiduría.

El que mucho habla en vez de esclarecer las cosas, las confunden.

El que mucho habla, mucho se puede equivocar.


(de la red)

No hay comentarios:

Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho