lunes, 8 de junio de 2009



¿Cuántas veces te preguntaste para qué es la vida?

¿Por qué estamos en ella?

¿Con qué fin vivimos?

Somos autómatas que no saben vivir… de niños no apreciamos ni somos conscientes de todo aquello que pasa a nuestro alrededor, nos limitamos a jugar, a llorar, a patalear, a reír,… pero la vida no sólo es eso;… de jóvenes nos limitamos a estudiar, a ir en contra de lo establecido, a experimentar cosas nuevas;…de adultos buscamos trabajo, sin trabajo no se es nadie, unos forman familias…otros las rompen… otros no las tienen… pero todos trabajan o quieren trabajar;… de mayores nos sentimos un estorbo, molestamos, las enfermedades nos atacan y no nos dejan disfrutar de lo último de nuestra vida…

Pero… ¿de qué vida? Jugamos… estudiamos… trabajamos… enfermamos… y ¿para qué? Habrá gente que crea en la reencarnación… en una vida posterior a esta y mucho mejor… pero si esta vida no se puede “vivir” ¿quién nos dice que la siguiente sí se podrá?

Vivimos, y cada vez más años gracias a los avances que la sociedad lleva a cabo…pero ¿de que nos vale si no disfrutamos la vida? No apreciamos las cosas buenas de ella… ¿cuántas veces olvidamos a la familia…a los amigos…a los compañeros…por estudiar,… por trabajar,…por estar enfermos…? ¿Cuántas veces soñamos sueños que pueden llegar a ser realidad y no llegan a serlo por estudiar…trabajar…enfermar…?

La vida no es vida, no disfrutamos de todo aquello que esta a nuestro alcance generalmente por falta de tiempo.

Sólo nos queda soñar,… soñar que los sueños algún día se hagan realidad…


1 comentario:

Radio Tutus dijo...

Espero que si hay otra vida, sé cumplan todos tus sueños amiga.
Un besazo y mi achuchón especial para tí.
Hasta siempre.

araceli

Entradas populares

EditingMySpace.com - Butterflies
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. Paulo Coelho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

-

.

.
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho